ARBITRAJE – ATRAPADOS EN LA JURISDICCIÓN ORDINARIA: NUEVO AUTO DEL TSJ DE MADRID, DE 3 DE MAYO DE 2017

En su reciente Auto de 3 de mayo de 2017, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala Civil y Penal, Sección Primera (en adelante, TJSM), resuelve un incidente de nulidad planteado contra el Auto del mismo órgano de 4 de abril de 2017, por el que desestimaba la solicitud de archivo del proceso de anulación de laudo arbitral por satisfacción extraprocesal.

Resumidamente, el asunto -aún en marcha- gira entorno a un procedimiento de anulación de laudo que fue iniciado ante el Tribunal por dos arrendatarios que habían sido condenados en un arbitraje a ser desalojados por impago de rentas, al pago de las cuotas pendientes, cantidades asimiladas y gastos del proceso.

Admitida la demanda por el TSJM, a pesar de que ambas partes alcanzaron un acuerdo extrajudicial por el que resolvían el pleito, el Tribunal insiste en el examen y resolución del proceso arbitral a la luz del orden público, afectando al principio dispositivo que entraña el poder de disposición de las partes sobre el derecho subjetivo material que se discute en el proceso y, por ende, de la pretensión.

I. ÍTER PROCESAL

Los actores, con evidente interés en evitar la ejecución del Laudo arbitral desfavorable a sus intereses, interpusieron al amparo del art. 41.1.a) de la Ley de Arbitraje, demanda de nulidad de la cláusula de sumisión a arbitraje contenida en su contrato de arrendamiento por su carácter abusivo, dada la condición de consumidor de los arrendatarios,”siendo los arrendadores profesionales dedicados al alquiler“. En el mismo sentido, indicaron que tanto el contrato de arrendamiento como el convenio arbitral son contratos predispuestos o de adhesión y según su parecer, el convenio era nulo, dado que la cláusula de sumisión de arbitraje no era de consumo.

Admitiéndose la demanda y siguiendo los trámites procesales, por el TSJM finalmente se cita a las partes para la celebración de la vista.

Con anterioridad a que se celebre dicha vista, los procuradores de ambas partes presentan un escrito conjunto en que solicitan la terminación del procedimiento por satisfacción extraprocesal, ex. artículo 22.1 LEC, al haber alcanzado las partes un acuerdo privado para la solución del conflicto.

El TSJM acuerda la suspensión de la vista, pero requiere a ambos procuradores para que aporten copia de poder especial otorgado por sus respectivos representados, con carácter previo a la emisión de cualquier pronunciamiento sobre la terminación del proceso por satisfacción extraprocesal.

En cumplimiento a lo requerido, los procuradores presentan sendos escritos, en los que, atendiendo al requerimiento de acreditación de poder especial, bien aporta fotocopia del poder general, bien se remite al contenido de dicho poder en su día aportado en autos.

Insatisfecho con dicha aportación, el Tribunal reitera su exigencia a los procuradores para que aporten un poder especial otorgado para el procedimiento de nulidad de laudo arbitral y en el que conste expresamente la facultad de solicitar la terminación del proceso por satisfacción extraprocesal, con apercibimiento de que de no presentarlo en el plazo señalado se tendrán por no hechas las manifestaciones contenidas en su solicitud de terminación de la causa por satisfacción extraprocesal.

Los demandados mediante comparecencia apud acta efectúan el otorgamiento del poder especial requerido, por lo que solventan su situación procesal. Por el contrario, la representación de los demandantes, mediante escrito reitera sus manifestaciones de que “la facultad exigida por este Tribunal consta otorgada a mi favor en el poder para pleitos incorporado a la causa“.

Finalizado el plazo, el TSJM no entiende verificado el requerimiento por la parte demandante, por lo que se tienen por no hechas las manifestaciones contenidas en el escrito de solicitud de terminación del procedimiento por satisfacción extraprocesal. En consecuencia, se efectúa nuevo señalamiento para la celebración de la vista.

Mediante escrito, las partes interesan nuevamente mediante escrito la terminación y archivo del procedimiento y consecuente suspensión de la vista señalada, por entender que tanto la parte demandante como la demandada han otorgado facultades especiales a sus representantes para transigir.

II. EL AUTO DE 4 ABRIL DE 2017

En su Auto de 4 abril, siendo ponente D. Jesús María Santos Vijande, y con el voto en contra del Presidente de la Sala, el TSJM resuelve la solicitud de terminación planteada, señalando que una vez que se incoa un proceso de anulación de laudo arbitral, las partes no pueden disponer de la acción de anulación, sustrayendo al Tribunal el ejercicio de una competencia indeclinable, por lo que desestima la solicitud de archivo del proceso de anulación de laudo arbitral.

En consecuencia, el Tribunal ordena la continuación del procedimiento por sus trámites, hasta culminar mediante la correspondiente sentencia.

A nuestro entender, con mejor criterio y atención al interés último de la jurisdicción, especialmente en el ámbito civil , el Auto cuenta con el acertado voto particular del Presidente, D. Francisco Javier Vieira Morante, según el cual:

la postura dogmática y rígida que adopta la decisión mayoritaria del Tribunal ningún beneficio reporta: ni para las partes, que no obtienen satisfacción a sus intereses; ni para a Administración de Justicia, que se ve obligada a prolongar artificiosamente la tramitación de un procedimiento sin eficacia alguna; ni para el ámbito del arbitraje, al introducir en el ejercicio de la acción de nulidad del laudo un obstáculo más, por cuanto la presentación de la demanda de anulación del laudo arbitral implicará el riesgo de no poder concluir el procedimiento más que por sentencia, con independencia de que sea otra la voluntad de las partes, obligadas así a continuarlo forzosamente hasta su conclusión, con una rigidez contraria a los principios de flexibilidad y antiformalismo que rigen en el arbitraje”.

III. EL AUTO DE 3 DE MAYO DE 2017

Frente al Auto de 4 abril, los demandados interponen a su vez un incidente de nulidad de actuaciones “por vulnerar la legalidad ordinaria ( arts. 1 , 19 , 22.1 y 2 , y 751 LEC ), infracciones éstas que han hecho resentirse gravemente el derecho fundamental a la libertad constitucional y a la tutela judicial efectiva (de la reclamante), por infringirse, entre otros, los artículos 9.1 , 9.2 y 9.3 , 16.1 , 17.1 , 24.1 , 106.1 y 117.1 de la Constitución“.

Resuelve el TSJM el incidente mediante Auto de fecha 3 de mayo de 2017, desestimando las pretensiones de los instantes e imponiéndoles las costas.

Esencialmente el Tribunal reitera las manifestaciones efectuadas en su Auto de 4 abril de 2017 y atiende a las siguientes cuestiones:

(i) La transacción extrajudicial no puede dar lugar al sobreseimiento de la causa, dado que el thema decidendi , las cuestiones de hecho y de Derecho sometidas a la consideración del Tribunal, son, a todas luces, cuestiones concernientes al orden público.

(ii) No cabe la satisfacción extraprocesal en estos procesos de anulación, así como que la transacción extrajudicial acaecida recae, de nuevo en sentido propio, sobre un objeto distinto del que es thema decidendi de las presentes actuaciones, dado que una cosa es pactar sobre el cumplimiento de un contrato de arrendamiento, y otra que ese pacto haya inexorablemente de tener consecuencias extintivas sobre el enjuiciamiento de la validez de un Laudo en aquellos casos en que la Ley de Arbitraje impone al Tribunal la obligación de pronunciarse sobre la vulneración del orden público y/o sobre la conculcación de las inexcusables garantías de audiencia, contradicción e igualdad con que se ha de conformar y desarrollar el arbitraje.

(iii) Al margen del estado en que se halle la tramitación de la causa en el momento de plantearse el incidente, no puede alegarse, sin matiz ni distinción jurídica alguna, que el Letrado de la Administración de Justicia debe actuar de forma automática accediendo a lo que las partes de común acuerdo le pidan – sobreseyendo el proceso-, sin dación de cuenta al Tribunal, sin calificar en Derecho el escrito que se somete a su consideración y sin evaluar, por tanto, su competencia para resolver sobre él (doctrina del TC y del TJUE en sus respectivas Sentencias 58/2016 (Pleno del TC), de 17 de marzo , y Sentencia de 18 de febrero de 2016 (asunto C-49/14).

Nuevamente concurre un voto particular del Presidente del TSJM, D. Francisco Javier Vieira Morante, quien se muestra conforme con la desestimación del incidente dado que, aún estando de desacuerdo con la decisión mayoritaria al denegar el archivo del procedimiento y desestimar su terminación por transacción, entiende que se trata de una opción posible dentro de las que ofrece la Ley de Enjuiciamiento Civil, sin que se haya provocado indefensión alguna, ni quebranto constitucional.

En consecuencia, las partes deberán estar a la resolución del procedimiento mediante sentencia, que previsiblemente atacará el laudo arbitral. A nuestro entender, de esta manera se extendiende la jurisdicción del Tribunal de forma poco razonable, incluso en contra de la voluntad de las partes, quienes -cabe recordarlo- se ven obligadas a continuar en el proceso ante la jurisdicción ordinaria a pesar de haber obtenido ya una satisfacción extraprocesal. Como se ha señalado en tantas ocasiones, entre otros por CREMADES, Jueces y Tribunales desempeñan una función primordial en el éxito del arbitraje, tanto mediante el apoyo y control del arbitraje, como en en el procedimiento de ejecución del laudo arbitral. Esta colaboración entre arbitraje y jurisdicción ordinaria no debería suponer la desactivación del proceso arbitral mediante la constitución de facto de una segunda instancia ante el Tribunal Superior de Justicia por aquella parte que no hubiera obtenido un laudo de conformidad con sus intereses, como está sucediendo en la prática. En caso contrario, el resultado puede ser, como sucede en el asunto planteado, que la tutela judicial se extienda con evidentes cargas de paternalismo sobre la libre decisión de los litigantes, quedando estas atrapadas en la jurisdicción ordinaria incluso contra su voluntad.

Leave a comment