Galvez Pascual

PLUSVALÍAS MUNICIPALES: ¿ES EL MOMENTO DE RECLAMAR LA DEVOLUCIÓN?

PLUSVALÍAS MUNICIPALES: ¿ES EL MOMENTO DE RECLAMAR LA DEVOLUCIÓN?

Durante las últimas semanas seguramente habrá encontrado muchos artículos sobre la posibilidad de reclamar sobre la plusvalía municipal. Y no les falta razón. Pero, ¿Quién puede reclamar y cómo? ¿Por qué se ha producido ese cambio?

Veamos algunas respuestas:

I. LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL DE 11 DE MAYO DE 2017 HA SUPUESTO UN CAMBIO RADICAL EN EL PANORAMA JURÍDICO DE LA PLUSVALÍA.

Como se esperaba desde hacía meses, el pasado 11 de mayo el Tribunal Constitucional declaró finalmente la inconstitucionalidad del impuesto de plusvalía cuando se han producido minusvalías, es decir, cuando se haya transmitido el bien inmueble por un precio inferior al de adquisición. Cabe recordar que la sentencia fue promovida por el Juzgado de lo Contencioso-administrativo núm. 1 de Jerez de la Frontera, en relación con el art. 107 del texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo.

A diferencia de las anteriores sentencias, que solo afectaban a una determinada parte del territorio, la resolución de 11 de mayo es aplicable para todos aquellas personas físicas o jurídicas que hayan vendido, heredado o donado un bien inmueble en los últimos 4 años.

Por lo tanto, ahora es el momento de reclamar la devolución de las cantidades indebidamente cobradas por la Administración en concepto de plusvalía municipal, siendo especialmente relevante en el caso de sociedades del sector inmobiliario o real estate y, en general, todo tipo de empresas que hayan transmitido inmuebles en los últimos años.

No obstante, es previsible que, a pesar de la rotundidad de la sentencia del Tribunal Constitucional, haya que seguir reclamando en vía administrativa a los diferentes Ayuntamientos, quienes pueden incluso forzar a tener que acudir ante la vía judicialcon la intención de desincentivar estas reclamaciones ante los costes del procedimiento ante los Juzgados, aunque después se reembolse mediante el pago de intereses y costas.

II ¿EN QUÉ CASOS SE PUEDE RECLAMAR EL PAGO DE LA PLUSVALÍA?

Técnicamente han de darse, al menos, dos condiciones conjuntamente:

En primer lugar, se debe haber pagado el impuesto de plusvalía en la transmisión del inmueble y no se ha producido incremento alguno del valor del terreno en el periodo de tenencia gravado, es decir entre la fecha en la que se adquirió y su última transmisión. Circunstancia que se cumple en la gran mayoría de transmisiones en las que los inmuebles se han vendido a pérdidas

En segundo lugar, la venta se tiene que haber efectuado con posterioridad a febrero del año 2013, dado que existe ese plazo de reclamación de 4 años.

III. PASOS A SEGUIR EN LA RECLAMACIÓN: VÍA ADMINISTRATIVA Y JUDICIAL

Es recomendable pagar primero el impuesto y luego reclamar la devolución para evitar intereses, recargos, multas, etc., que pudieran originarse. Esta reclamación se efectuará en vía administrativa y, en caso de no obtener la devolución, seguir el asunto ante los Juzgados de lo Contencioso-Administativo.

a) Vía Administrativa

El segundo paso es presentar un escrito de solicitud de rectificación y devolución de ingresos indebidos ante el Ayuntamiento corrrespondiente, donde se deberá indicar entre otros aspectos técnicos, la cantidad de la que se pide la devolución.

Si el Ayuntamiento rechazara la solicitud de devolución, se deberá presentar un recurso de reposición ante el mismo órgano que lo dictó o una reclamación económico-administrativa ante el Tribunal Económico-Administrativo competente.

b) Vía Judicial

En el caso que la Administración desestime el recurso de reposición o la solicitud de reclamación, se agota la vía administrativa y se abre la vía judicial. Se procede entonces a interponer el recurso contencioso-administrativo ante los Juzgados de lo Contencioso-Administrativos correspondientes, que son los órganos encargados del control judicial de los actos dictados por parte de la Administración Públicas.

Previsiblemente, el Juzgado Contencioso-Administrativo resolverá de conformidad con la reciente sentencia del Tribunal Constitucional y estimará el recurso a favor de la devolución del pago del impuesto, más los intereses de demora y las costas judiciales.

Finalmente, es importante advertir que es necesario que se soliciten las devoluciones y se siga el procedimiento tanto en la vía administrativa y judicial, sin que permitir que las liquidaciones resulten firmes, en especial evitando que el plazo de solicitud de devolución haya prescrito, y que supondría un verdadero enriquecimiento injusto de las administraciones, aprovechándose precisamente de la brevedad de los plazos.

Ciertamente, se trata de un procedimiento de cierta complejidad que hace recomendar el asesoramiento jurídico adecuado, tanto en aquellas actuaciones que se realicen vía administrativa como especialmente de la demanda que se interponga mediante abogado y procuradorante los Juzgados Contencioso-Administrativos.

A este respecto, recuerdo una conversación con un buen amigo, letrado de un ente local que, ante la inminente sentencia del Tribunal Constitucional, me dijo a ver ahora cómo contenemos la que se nos viene encima”.

LinkedIn
Twitter
Google+
Close Menu